Informes Diario



23 / 06 / 2020: La esperamantiene en equilibrio los activos externos-el tiempo apremia


Se reinicia la pesada espera de resultados en la deuda externa y las franjas cambiarias mantienen sus niveles.

La plaza CCL opera afectada por los flujos genuinos de empresas y por algún ajuste de posición de manos financieras en cumplimiento al corsé de normas que las autoridades frecuentemente endurecen para desalentar la especulación y volatilidad.

El CCL hoy ajustó su brecha en suba de 3 puntos en 53% Ar$107,50.

El mercado informal de dólares billete en calle operó sin variaciones en brecha de 80% Ar$126,00.

El mercado oficial de cambio operó con leve mejora en su volumen de 185 millones(+20millones). El BCRA no sale de su senda estratégica de regulación observada en estos 6 meses.  El ajuste del tipo de cambio de hoy fue de los bien conocidos 6 centavos y en una tasa de depreciación del Peso regulada en este tramo total del mes de 34,73%tna. Paralelamente, el BCRA asiste con ventas al mercado de futuros cuando las tasas de rendimiento muestran volatilidad. Vale destacar que esta posición estratégica al Banco Central le provee una dinámica de oferta estructural con una recuperación de reservas en el mes que acumula un estimado de cerca de los 1000 millones de dólares. Es digno mencionar que parte de este beneficio se radica en la demanda restringida de la importación y sector corporativo que por recesión de pandemia y por normas punitivas (BCRA-CNV), fueron obligados en los últimos 30 días a utilizar para sus pagos al exterior recursos externos adquiridos en el segmento CCL.

En tema deuda iniciamos un período de “nueva espera”. La diferencia entre lo que propone el gobierno y lo que están dispuestos a aceptar los tenedores, en el ambiente financiero es considerada baja , y se entiende que salvarla no pondrá en juego la sostenibilidad de los pagos futuros. La oferta argentina de dar premios con cupones adicionales en base al crecimiento del PBI o las exportaciones colateralmente irrita al sector productor agrícola viviendo la sensación de cepo a sus perspectivas de crecimiento de producción primaria.

La sensación es que esta será la última espera y que la decisión final está del lado de nuestro gobierno y quienes conocemos los tiempos de negociar sabemos que estamos en una seria área de riesgo. El costo de asumir un default y afrontar un proceso legal es altísimo  y mayor que ceder en los términos de la última oferta. En ese caso el mayor costo lo pagará el sector productivo con mayores costos de prima país en sus necesidades de deuda, como ya ha ocurrido en dos oportunidades de nuestra historia.

Los bonos en dólares siguen dando confianza en subas moderadas y el riesgo país opera con mejoras (2447) no vistas hace varios meses.

John Deere Cía Financiera ayer levantó oferta de fondos en Pesos a 24 meses con ajuste Dlr linked; el producto de mayor interés del mercado de los últimos meses. Su tasa fue CERO!!, dando dos indicaciones, el bajo riesgo corporativo y el interés del mercado en este producto. Capturó el 100% de lo que buscaba (dls20 millones) con recepción de ofertas por 440% de su requerimiento. Insistimos; este es un claro indicador de que la mejor tasa de rendimiento el mercado la espera en la actualización-normalización del tipo de cambio.

En lo fiscal la pandemia está demoliendo las cifras que al inicio ya eran malas. En mayo se registró un déficit fiscal primario de $251.000 millones frente a un resultado positivo de $25.000 millones registrado en el mismo mes del año pasado (datos de MEconomía). Esta cifra nos lleva a alcanzar el nivel más alto desde 1989, época triste de hiperinflación en gestión de RAlfonsín. Se espera que el gobierno no se duerma en este dolor, cierre el tema deuda y comience a trabajar con el Consejo E y Social en un plan de salida de este tirabuzón.

El navegador de la Unión Industrial también da pautas de que estamos fuera de curso informando que durante abril la actividad industrial registró una caída de 30,6% interanual. Representa  la caída más importante desde que empezó a registrarse en 1994. Como resultado en el primer cuatrimestre de 2020 se acumuló una baja de 11,5% respecto a igual período del año anterior. Al mismo tiempo, el nivel de producción llegó a su punto más bajo desde 2003.

No hay más tiempo de espera para definir hacia dónde vamos y cómo la haremos.

La situación da oportunidad de reformas estructurales de todo tipo para no volver a repetir historias regularmente repetidas.