Informes Diario



20 / 08 / 2020: Las brechas se mantuvieron firmes


La brecha reflejada en el mercado de contado con liquidación CCL siguió mostrando volatilidad alcanzando el 81% en Ar$133,00.

Este segmento cambiario resume una suba en la semana (desde que AFernandez se refirió a la venta de dls 200/persona) de 4,31%. En el curso del mes, este segmento acumula una suba de 6,83% cuando el 31-07 cotizaba Ar$124,50. Esta franja cambiaria busca anticiparse a un endurecimiento de las condiciones cambiarias en el mercado oficial.

En el caso del segmento marginal de mercado de cambio de calle, este tipo de cambio solo ajustó hoy 0,37% en una brecha sostenida de 82% Ar$134,00, y en el curso del mes el ajuste es en una ligera apreciación de 0,37% cuando el 31-07 el valor de cotización era de Ar$134,50.

Lo que vimos en los tres días de esta semana es una búsqueda de convergencia del segmento CCL con el tipo de cambio libre de calle.

El mercado de cambio pre acuerdo mostraba una impronta de estabilidad que hoy no rige.

En el mercado oficial de cambio, hoy el volumen de operaciones permaneció estable en 155 millones. El tipo de cambio oficial no se despega de su ajuste diario dirigido donde hoy se aumentó 5 centavos el tipo de cambio en un tipo de referencia de 73,525 con la tasa de devaluación para el mes estable en 30,54%tna.

El mercado de bonos nominados en dólares se mantiene estable y la tasa de riesgo país crece ligeramente.

El mercado sigue las negociaciones con el FMI y la evolución del canje privado con vencimiento el 01-09.

Los mercados externos no logran alcanzar mayor entusiasmo. Las bolsas operaron con tenues subas.

Los commodities operan sin mayores cambios. El oro que es indicador de preocupación se mantiene en rango cerrando hoy en 1953,4 (-0,86%), y el petróleo bajó 0,72% sin mayores expectativas de que la demanda tonificada reaparezca en el corto plazo.

En Argentina deberemos atravesar este frágil puente de cuatro meses con oferta de divisas agrícola más angosta hasta el mes de enero en que arribará la cosecha de trigos nuevos cuyos cultivos vigilan con atención la evolución del fenómeno climático niña (sequía) que ya es tendencia.